Los juegos de mesa

¡Hola a todos! Hoy vengo a hablaros de una gran estrategia de aprendizaje que podemos utilizar tanto en el aula como en casa, los juegos de mesa.

Los juegos de mesa fomentan la metacognición. El término metacognición se asocia a John Flavell. Es uno de los planteamientos de las teorías constructivistas del aprendizaje significativo. Defiende la necesidad de pasar de un alumno pasivo que aprende de forma adaptativa y reproductiva lo que se le pide, a un alumno generador y constructivo, que siempre le busca una aplicación, utilidad o significado a lo que hace. Este proceso implica pensar sobre los pensamientos y sobre el propio conocimiento e incluye la capacidad para evaluar una tarea y con ello establecer la mejor forma de realizarla. Permite que los alumnos reflexionen sobre su propio conocimiento, y sobre las estrategias que utiliza para aprender. El metaconocimiento tiene en cuenta el aprendizaje desde una perspectiva dinámica y activa por parte del alumno.

Por otro lado, los juegos de mesa entrenan las funciones ejecutivas. Estas funciones hacen que los alumnos se concentren mejor a la hora de hacer las tareas y que sean capaces de prestar más atención a estas. Si entrenamos a un niño con una serie de actividades podemos hacer que los estímulos del entorno no lo distraigan tanto y que sean capaces de rendir más y mejor. Los juegos de mesa requieren que los niños tengan que seguir unas instrucciones, que tengan que seguir unos turnos y que lleven a cabo unas estrategias. Todo esto permite que los niños lleven a cabo un entrenamiento de las funciones ejecutivas.

Después de ver todos los beneficios que tienen estos juegos os aconsejo diferentes juegos de mesa:

  • Dobble

         

  • Halli Galli

    

  • Fantasma Blitz

 

  • Speed cup

 

  • Ubongo 

  

  • Cucu Trás ¿Qué hay detrás? 

   

  • Batti Burri 

  

  • Danza del huevo 

   

Estos juegos se han utilizado en educación infantil, pero mucho de ellos también se pueden utilizar en primaria. Os animo a que los probéis, los niños se divertirán mucho a la vez que aprenden.

El dibujo de los niños en educación infantil

¡Buenos días lectores! Hoy vengo a hablaros de la grafomotricidad en los niños, concretamente en el dibujo.

¿Cómo evoluciona?
1. A los 18 meses pueden trazar huellas con un lápiz. No hay intención representativa, es un acto motor.
2. A los 2 años hacen líneas rectas, trazos en barrido o zig-zag y trazos circulares.
3.  A los 2.5-3 años realizan garabatos y empiezan a relacionar sus producciones con objetos y personas. No existe un planteamiento previo, son interpretados con posterioridad.                                                                 4. A los 3-4 años los niños hacen representaciones esquemáticas, son los llamados renacuajos.
5. A los 5-8 años empieza el llamado realismo intelectual, y los alumnos buscan la expresividad en su dibujo. Después de esta edad, los niños buscan un realismo visual y sus dibujos adquieren mayor complejidad.

Hay que tener en cuenta que la evolución del dibujo es fruto de los avances en psicomotricidad fina, la capacidad cognitiva y la propia experiencia
personal. Por ello, aunque el desarrollo de estas capacidades depende del desarrollo evolutivo de cada niño, podemos estimularlos y motivarlos a que dibujen para que vayan desarrollando estas habilidades.

Aquí os dejo algunos dibujos que me regalaron mis niños de práctica, de cuatro años. En ellos se ven presente estas representaciones esquemáticas, aunque cada vez más van buscando ya la expresividad y el realismo.

La lectura en educación infantil

¡Hola a todos! Feliz Sant Jordi y feliz día del libro. Hoy he leído una cita que me ha gustado mucho y con la que estoy totalmente de acuerdo, el escritor Jorge Luis Borges decía: “El verbo leer, como el verbo amar y el verbo soñar, no soporta el modo imperativo”. Considero que esta idea es fundamental y tenemos que aplicarla a nuestros niños, no podemos hacer que la lectura sea obligada y que los niños lo vean como algo aburrido, solo hay que motivarlos y hacerles ver los múltiples beneficios de esta, que pueden aprender pero también divertirse con ella.

Una forma de estimular a los niños con la lectura es que desde pequeños estén familiarizados con los libros, aunque no sepan leer. De esta forma vamos creando en ellos un hábito de lectura y van interesándose ellos mismos por esta. En mis prácticas de infantil, todas las mañanas al entrar en clase y antes de la asamblea los niños tenían un ratito de lectura.

En la clase contábamos con el rincón de la lectura, aquí colocamos una gran alfombra para que los niños pudieran relajarse disfrutando de los libros, también contábamos con una biblioteca, formada por libros del cole y libros que los propios niños iban trayendo, cada uno podía coger el libro que quisiera, de esta forma respetábamos sus preferencias y le dábamos libertad, haciendo que la lectura no fuera obligada. Era sorprendente la forma en la que los niños se involucraban en la lectura aunque no supieran leer, disfrutaban mucho de los libros, pedían constantemente que se les leyera, compartían su libro con los compañeros, incluso se inventaban la historia a través de las ilustraciones.

Uno de los libros que más les gustaba era “El monstruo de colores” de Anna Llenas. Es un libro perfecto para estas edades, las ilustraciones son muy visuales y coloridas, y a través de él se trabaja un aspecto tan importante como las emociones. El monstruo va cambiando de colores y cada uno de ellos corresponde a una emoción. Los niños de mi clase identificaban muy bien cada color y lo relacionaban con su correspondiente emoción y las características de la misma. Es un libro que recomiendo mucho, especialmente para la etapa de educación infantil.

             

Os dejo también un enlace a este blog de lectura, encontraréis más ideas sobre libros infantiles, además, han elaborado una votación por lo que la opinión de los más peques también está recogida. Blog club peques lectores